MIN Mujeres en las Artes

La zona viva de Tegucigalpa se trasladó hasta el final del paseo liquidambar, el ambiente olía a pintura en spray y cerveza y la música sonaba en todo el museo.
La tercera edición de Mujeres tomó lugar el sábado 30 de enero cuando Tegucigalpa se estaba poniendo oscura ¿Lo mejor? Todo.
Es increíble lo talentosas que son las mujeres hondureñas y lo buenas que somos organizando eventos; dejenme contarles. Cuando llegué me recibieron los versos de una rapera con knee socks y las mezclas de una DJ; juntas atacaban lo terrible de la sociedad y beneraban lo lindo de las mujeres, un público eufórico las apoyaba justo frente a la tarima. Me dí una vuelta por el lugar y habían puestos donde artistas vendían sus obras de arte, impresas en camisas, papel e incluso carteras, lambíen había joyería e ingeniosos cuadros en 3D que aunque no estaban precisamente en el centro, llamaban la atención.
Cuando terminé de pasearme por el solar, me tomé un rato para comprarme un granizado de tamarindo y un brownie, mi música de fondo era la voz de Gaby Baca, una increíble mujer nicaragüense que se llama a sí misma Gaby la baca loca, quien con su ukelele y su increíble voz profunda cantó tres canciones muy buenas, ella bajó y desde una esquina apareció una chava bajita con el cabello colocho y libre; era una poetiza, nos leyó a todos sus poemas con una dicción impresionante y luego le entregó el escenario a una música; ella vestía un hermoso vestido rojo y tenis negros y como accesorio, en el brazo extendido tenía una viola, meciéndose al ritmo de lo que tocaba, nos interpretó dos canciones y dijo adiós. Mientras tanto una artista pintaba en vivo lo que parecía se convertiría en un ojo. La siguiente en presentarse fue Dariela Torres, una bailarina de ballet, con zapatillas rojas y vestido negro, a travez de una música de fondo nos puso en ambiente para escuchar su poema y después, como extensión de este bailó unos cuantos pasos; en ese momento estaba tan cerca del escenario que podía escuchar como la punta de sus pies hacía contacto con la madera del escenario.  Quien le siguió fue Madame Cloud, que se movió por el escenario sacudiendo sus brazos y sus caderas, con un traje de danza árabe que la hacía lucir como una diosa.
Las presentaciones fueron detenidas por la host del evento, que nos invitaba a pasar por las salas de exhibición donde pintoras exponían sus obras. Decir que el talento saltaba de las paredes es poco, porque además de ser más de una obra por mujer, eran muchísimas mujeres. Pasé por ambas salas, me impresioné más de una vez y me vi rodeada de gente tomando fotos y acercandose a las pinturas para fijarse con mucho detalle como tanto arte cabía en un cuadro tan pequeño. Regresé al solar, donde estaba el “corazón” del evento, donde la DJ seguía animando el lugar y la gente se rodeaba de gente y saludaban, tomaban, compraban y disfrutaban.
Yo, tuve que irme y al salir me di cuenta que el olor a spray venía de pintoras de graffiti que al igual que la artista en el interior, estaban pintando en vivo obras impresionantes. Mientras me alejaba, la música se hacía menos audible, pero estaba más que segura que dentro la música era fuerte, el arte también y el evento a penas comenzaba.
por: Nahomi Diaz

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s